Los kranyal, los djendel y una alegoría para nuestra época

Para los que no entienden nada del título – me refiero a las razas de humanos que aparecen en el libro Neimhaim de Aranzazu Serrano Lorenzo. No os preocupéis, por favor – es un libro fantástico, a veces hay algo extraño en la nomenclatura. Pero continuamos. Lo que pasa es que he leído este libro mencionado arriba durante las vacaciones de Navidad. ¿Y eso? – os oigo decir. Tu lees más libros que nosotros juntos, chica, ¿qué hay entonces de especial en ese libro que absolutamente tienes que escribir una reseña en tu blog, que no lo has usado hace mucho tiempo?

Os explico el dilema. Por un lado, Neimhaim no es más que otro libro de razas extrañas, dioses y unos protagonistas fuertes que luchan para la vida de su clan y la muerte de los malos. Pero lo que pasa es que veo una alegoría entra la sociedad medieval que se halla en las páginas y la sociedad con la que contamos nosotros aquí en la planeta Tierra, lejos del fin del universo. No creo que esa alegoría sea planificada por la escritora – tan sólo la veo como aleatorio, una suerte que se cumple a través de los acontecimientos de hoy en día y lo que está reflejado en la literatura moderna.

Una gran parte del libro se trata de dos razas humanas, a especificar los kranyal y los djendel. (Sí eso no os suena, tampoco lo hizo a mí – los apellidos son casi aleatorios a pesar de la fe en los dioses nórdicos. Yo no he visto ningún grupo de víkingos llamándose así – por favor, si utilizas esa mitología, hazme un favor y hazlo bien, que fuesen un pueblo real).   Los kranyal son guerreros, nacidos para el combate, mientras los djendel son unos pacifistas totales que no comen carne, no montan a los caballos y cuidan de la naturaleza con serenidad y habilidad. Enseguida, los kranyal y los djendel al inicio formaron dos sociedades distintas sin mezcla alguna. Tras un saqueamiento de invasores, los kranyal y los djendel se unieron a causa de una profecía previendo la ascensión al trono de dos herederas, uno de cada raza, juntando los dos pueblos. Mientras que los kranyal protejan las tierras del djendel, los djendel pueden ocuparse de la sanación y la naturaleza, apuesto que los djendel sean pacificos y nunca llevan armadura.

Cuando el reino se halla en un crisis por el desvanecimiento de la heredera (!) kranyal, eso provoca una guerra civil tras los dos pueblos. Las pobres cosechas, la falta de alimentación  y el ataque imprevisto de un dios malévolo, llegan hasta dar lugar a una guerra de hermanos entre hermanos (recuerda que los djendel no llevan armas y entonces hay kranyal que sostienen al clan djendel y los que no lo hacen). Y aquí se encuentra la clave para la alegoría – eso es exactamente lo que tenemos nosotros en nuestra sociedad.

Los kranyal son los políticos, militares y otra gente que cuentan con el poder de destrucción de las vidas de los demás. Que sea para bueno o malo, ellos llevan armas dado que ellos se han acostumbrado a la lucha. Los djendel son los indefensos que no tienen ningún deseo (o poder en nuestra sociedad, visto que está organizada de otra manera). La historia acabe con un pacto tras la realización que hay un enemigo más poderoso que el otro clan, pero sólo tras mucho sufrimiento y destrucción infligido por la parte de los kranyal rebeldes. A base de eso podemos sacar unas conclusiones.

1) Hay grupos de gente que son indefensos en nuestra sociedad y necesitan contar con el apoyo de los demás para sobrevivir para no se queden heridos, dañados, violados o peor: muertos. Grupos que necesitan tal apoyo son (sin querer enumerar una lista exhaustiva):

  • Gente LGBT
  • Grupos minoritarios de otra nacionalidad que lo dominante en un país
  • A menudo, las mujeres
  • Niños
  • Refugiados de guerra, del cambio climático, económico

2) Esos grupos necesitan vuestro apoyo. La tarea de ocuparse de ellos y mostrar solidaridad forma la base de la convivencia. Sino, nos perderemos en guerras longevas, acabando con la humanidad tras mucho sufrimiento y dolor innecesario. Lo que hicieron los kranyal solidarios, a veces con el precio de ser echados de su familia, debe estar reconocido para su gran mérito. Recuerda que para la vida que vives tú, otros sufren, y no solo hablamos de críos en un sitio lejano. El dolor se encuentra por detrás de las esquinas de tu casa. Por detrás de las portales al lado del tuyo.

3) La intolerancia esta relacionada con la declaración de no tener que ser responsable para sus actos. Si que legalmente puedes luchar para la independencia, pero vosotros vivís en la misma sociedad que nosotros. El precio de esa convivencia es el pacto de dejar sitio a los que cuentan con otras necesidades mas lejos de vuestras. El precio también es la necesidad de compartir, lo que nosotros debemos enseñar a los niños. Esas necesidades incluso pueden que resulten ajenas a vuestros ojos, pero eso no os importará. No es vida vuestra. La clave de la tolerancia reside en aceptar que esas necesidades existen a pesar de vuestra incredulidad y sostenerlas sin protesta alguna. No se trata de una petición de caridad, sino una que haga la diferencia entre la vida y la muerte. Rechazar a estos derechos es equivalente a rechazar y negar la humanidad de esa gente. Por lo tanto que nosotros debemos trabajar para asegurarnos de nuestro sitio en la sociedad, vosotros tenéis que ocuparse del apoyo requisito para una integración exitosa. Los kranyal que lo hicieron fueron agradecidos para siempre, y sus vidas acabaron mejores que los del ejército rebelde.

4) La igualdad de género cuenta para algo. Los kranyal tienen tantas guerreras como guerreros y no son mas débiles. Si una mujer quiere luchar, déjala. Esos roles distintos son algo envejecido de los días de ayer. Si los ancianos los podían hacer, ¿porqué no podríamos nosotros?

Por otro lado, el libro tiene unos lados malos, como el maltrato del idioma (¿qué idioma exactamente hablan y porque los nombres no tienen nada que ver con la sociedad nórdica?) y el hecho que hay unas historias pequeñas añadidas al final sin formar parte de la historia integral – si no son importantes, bórrelas, si lo son, hay que incluirlas. Pero eso es de importancia pequeña. Lo importante es esa alegoría – y espero haberos convencido que vale la pena tratar los demás con la cortesía exigida para las normas de la convivencia. No pienso que sea tan difícil como creéis, a lo contrario, hace falta. Sobre todo con la emergencia de la derecha alternativa.
  

Annonser

Om joannavanschaik

Science communication graduate. Music, poetry, literature, travel, science and language collide in this blog.
Det här inlägget postades i español och har märkts med etiketterna , , , , , , . Bokmärk permalänken.

2 kommentarer till Los kranyal, los djendel y una alegoría para nuestra época

  1. aranserrano skriver:

    Interesante reflexión sobre Neimhaim, tienes toda la razón: nunca tuve la intención de crear semejante alegoría, pero no por ello me resulta menos acertada y curiosa. La alegoría que sí quise plasmar es la del proceso de integración de pueblos y culturas diferentes (a veces diametralmente opuestos) que se esfuerzan en dejar de lado las cosas que le separan para crear una alianza y un bien común. Si el discurso te suena, es porque el espíritu que me llevó a escribir Neimhaim fue en el de la Unión Europea. Y tal y como ocurre en la realidad de este organismo, no todo es perfecto: hay notas discordantes, opiniones en contra, intentos de sublevaciones. Como en cualquier proceso de integración, nada es fácil. Pero esa voluntad de unión siempre me ha fascinado, especialmente cuando se trata de pueblos a veces antagonistas.
    Y si te desconcierta el origen de los nombres, esto de debe a una simple razón: Neimhaim no es un libro sobre vikingos, ni siquiera es un libro sobre mitología nórdica. Es una balada fantástica de mi invención, es la historia de la Alianza de los clanes Djendel y Kranyal (esos nombres me vinieron espontáneamente a la cabeza, no sé de dónde salieron) que quise enmarcar en un contexto nórdico (y germánico, que es de donde procede la mitología escandinava). Por ello muchos de sus nombres tienen una resonancia alemana o directamente vienen del alemán. Pero si te fijas también hay mucho de mitos celtas, pues para crear a los Djendel me inspiré en los druidas celtas, de manera que también hay nombres de resonancia gaélica. No fue jamás mi intención hacer realismo sino todo lo contrario: que la fantasía no tuviera barreras. Por eso los nombres son tan heterogéneos. Si sientes curiosidad por su origen, te recomiendo que eches un vistazo a este post:
    http://www.neimhaim.com/el-curioso-y-a-veces-desconcertante-origen-de-los-nombres-en-neimhaim/
    Espero que al menos pasaras un buen rato viajando por Neimhaim.
    Un saludo y gracias por la reflexión,

    Aranzazu Serrano Lorenzo

    Liked by 1 person

    • joannavanschaik skriver:

      Sobre la Union – aqui vemos ahora la diferencia entre los dos grupos (euroscépticos y tal) y los que apoyan la Union. Y aquí también veo la diferencia – los que no apoyan a la Unión por norma tampoco apoyan a los refugiados, los derechos LGBT etc. Entonces creo que la alegoría, sin intención, va un poquitín mas lejos.

      Si, he remarcado las alusiones a las orígenes celtas también.

      Sobre el tema de los nombres alemanes – Sigfred, por ejemplo, es un nombre alemán puro, como has dicho antes. Pero por ejemplo, es muy raro utilizar Wotan y Tyr en la misma oración porque esos dos nombres nunca fueron usados juntos (Tyr se llama Tiwaz en Holanda y Alemania, y Wotan – Odin en Escandinavia. Tienen orígenes diferentes). Como soy holandesa, esa me resulta muy extraño. Pero yo desconocí la intención, debo admitirlo – yo nunca leí el enlace que has mandado, tan sólo el libre (y a pesar de todo soy extranjera entonces puede ser que no haya interpretado bien todos los detalles).

      Un saludo,
      Joanna

      Gilla

Kommentera

Fyll i dina uppgifter nedan eller klicka på en ikon för att logga in:

WordPress.com Logo

Du kommenterar med ditt WordPress.com-konto. Logga ut / Ändra )

Twitter-bild

Du kommenterar med ditt Twitter-konto. Logga ut / Ändra )

Facebook-foto

Du kommenterar med ditt Facebook-konto. Logga ut / Ändra )

Google+ photo

Du kommenterar med ditt Google+-konto. Logga ut / Ändra )

Ansluter till %s